Algunas de primeras noticias de periódicos

17 de octubre de 2006, Gazeta 35 (Volodga).

Desde el artículo «El animal borracho era una presa fácil»:

«La escenificación mas repugnante acompañaba la caza del Rey de España, Juan Carlos. Y esta vez los falsificadores se superaron a si mismos! ¨Sacrificaron¨ el oso bonazo y agradable con el apodo Mitrofan que vivía en un parador del pueblo que se llama Novlenskoe. Pusieron el oso en una jaula y le llevaron al lugar de la caza en el distrito de Kirilov. Después le dieron de beber mucho vodka mezclada con miel y le echaron al campo. Claro que el animal pesado y borracho se convirtió en una presa fácil. Su Majestad Juan Carlos mató Mitrofan con la primera bala…

Starostin menciona las personas implicadas en su opinión en organización de ¨matanzas rituales¨ con pretexto de la caza: el jefe de la dirección de Federal Servicio de Supervisión de Agricultura en la Región de Vologda, A. Filatov y primer teniente del Gobernador, S. Gromov responsable de casería».

 

19 de octubre, 2006, periódico Kommersant.

Desde el artículo «El Rey de España mata a balazos el borracho Mitrofan durante la caza»:

«Un escándalo estalló en Vologda relacionado con el Rey de España Juan Carlos I. El subjefe de la dirección regional de protección y desarrollo de recursos de cacería, Sergey Starostin mandó al Gobernador Vyacheslav Pozgalev una carta donde relataba que el Rey quien estaba en la región de Vologda con una visita en agosto mató el oso domesticado que además estaba emborrachado con vodka.

 

Juan Carlos I visitó Vologda al finales de agosto. El monarca y su cortejo vivían en el balneario Glujarinij Dom en el pueblo de Limonovo (que antes utilizaron para sus vacaciones el director de cine Nikita Mikhail, el Ministro de Emergencias Sergei Shojgu, el antiguo Ministro de Hacienda, el deputado de Duma Estatal de la Federación Rusa, Mikhail Zadornov).

 

…Sergei Starostin habla de otros casos cuando animales domesticados que vivían en el balneario se convirtieron en presa de los huéspedes. “Al principios de 2006 el espectáculo semejante era organizado para el jefe redactor de la revista Safari desde la capital, Alexander Jojlov. El tenía un lobo a su disposición desde la granja de Vicegobernador de la Región de Vologda, Sergey Gromov, donde otra docena de lobatos esperan su triste final”, - escribe el funcionario. Para los miembros del equipo de rodaje de la cadena NTV, como se supo, prepararon un lince que tenia tres años al lado del balneario en el pueblo de Peski. Se utilizaron los perros de caza para matar el lince».

«Como se puede emborrachar un oso en el bosque? Se puede hacerlo con un liebre o un conejo. Pero esto es un oso! Es totalmente absurdo!»

Sergei Gromov, vicegobernador de la Región de Vologda en 2006.

 

19 de octubre de 2006 (indicado como 20 de octubre), 14:01.

Un informe del servicio de prensa del Gobierno de la Región de Volodga:

«En relación a publicaciones en varios medios de información de datos sobre infracciones en el sector de casería de la región, el Gobernador Vyacheslav Pozgalev ordenó a crear un grupo de trabajo interdepartamental presidido por el primer vicegobernador Nikolai Kostygov. El grupo de trabajo tenía que comprobar los hechos descritos en las publicaciones. Los resultados de investigación de este grupo serán publicados después de terminación de su trabajo».

 

19 de octubre, cadena NTV .

Desde telediarios a las 13:31, 19:20:

El servicio de prensa del la Casa Real niega el hecho de la caza de Juan Carlos I en la Región de Vologda.

 

20 de octubre, la radio Premier (Vologda).

Desde el comentario telefónico del vicegobernador Sergei Gromov:

«Todos los asuntos que se levantaron ahora porque comenzaron los ajustes de cuentas con Starostin a quien hicieron bajar la cola. Y algunos de estos asuntos no voy a discutir por teléfono. Y el sacó toda la ropa sucia. Es así o no? Pero nadie vio ni este oso, ni esta caza. Como se puede emborrachar un oso en el bosque? Se puede hacerlo con un liebre o un conejo. Pero esto es un oso! Es absurdo!»

 

20 de octubre, 16:52, la radio Premier (Vologda).

Desde noticias:

«Al finales de agosta el monarca realmente estaba de caza cerca de Vologda, pero invenciones sobre la matanza de un oso domesticado son ridículas, según el servicio de prensa del Rey».

 

22 de octubre, periódico «La Repubblika» (Italia).

Desde el artículo «El Rey participaba en una cacería en Rusia»

«Los fuentes en la Casa Real cualificaron como ridículos los datos publicaron en la prensa de Moscú. Al mismo tiempo confirmaron que al final de agosto el Rey participó en la cazaría en Rusia. Hasta el último momento no había ninguna información sobre el hecho. Muchos se sorprendieron al ver el día 26 de agosto de este año la foto en que Juan Carlos daba el apretón de manos con Vladimir Putin. Donde? En Sochi, junto al Mar Negro. Pero toda España estaba segura que el monarca se encontraba en Mallorca, en el palacio de Marivent, descansando juntos a su familia».

La caza del Rey

El jueves 24 de agosto de 2006 aproximadamente a las 19 horas el Rey de España aterrizó en su avión en la cuidad de Cheporvets in Vologda oblast – después de su reunión con el Presidente de Rusia en Sochi. El monarca viajaba sin su esposa, pero con el cortejo grande – case treinta personas. Entre ellos se encontraban la Princesa Leticia, el sobrino de Franco, el ayuda de cámara, el portavoz y también “los amigos de la familia real” llamados mas tarde de esta manera por de entonces Gobernador Vyacheslav Pozgalev en su entrevista a Rossijskaja Gazeta. Aparte de Pozgalev otros oficiales locales de diferente importancia también vinieron a recibir los visitantes españoles. Desde Cherepovets el cortejo de coches (mas de 10 coches juntos con los de la policía de tráfico y la ambulancia) se dirigió a Kirilov distrito – a un balneario que se llama Glujarinij Dom (Casa de Urogallo).

Las medidas de seguridad eran extraordinarias. Por lo menos diez coches de patrulla se enviaron desde Volodga y otros cinco desde Cherepovets para patrullar el autovía entre Cherepovets y Kirilov que seguía el cortejo. Las Unidades de Intervención Policial de Vologda y Cherepovets se enviaron para escoltar el monarca y también la policía de trafico de Vologda, Cherepovets y Kirilov. Claro está que el Servicio Federal de Escoltas y el Servicio Federal de Seguridad se encargaban del proceso. La policía de trafico aseguró que no había nadie en la carretera entre el aeropuerto y la cuidad de Kirilov. El cortejo corría en dos sentidos – su propio y en el contrario.

El viernes por la tarde cuando los huéspedes se alojaron en el hotel del bosque, les invitaron a una cena ¨típica rusa¨ - setas, patatas, arenque, conejo en horno y vodka. Juan Carlos I prefiere el vodka incluso a vinos españoles. Pero bebía poco. Por decirlo así “con la compañía”. El Gobernador Vyacheslav Pozgalev lo contaba mas tarde.

El día 25 de agosto Juan Carlos I aproximadamente al mediodía vino al museo-parador de Kirilov-Belozersk. Para el tiempo de la visita real el monasterio no fue cerrado para los turistas (a diferencia del anterior visita de Putin), pero dos días antes de la llegada de los españoles los servicios secretos y la policía investigaron casi cada piedra en el monasterio. Muchos paisanos de servicios especiales escoltaron el Rey también durante la visita, mirando atentamente a los que intentaron a hacer las fotos a pesar de la prohibición.

Todo ha ido bien. ¨Nuestros ministros hacen mas ruido¨, - contaban trabajadores del museo mas tarde a los periodistas. El Rey se quedó contento. Según la directora del museo-parador, Galina Ivanova, que fue la guía, el monarca se quedó especialmente asombrado por la colección de iconos. ¨Ofrecimos a Juan Carlos regalos, - contó Galina Olegovna. - Un CD con la película sobre el monasterio de Kirilov y Belozersk (en tres idiomas), un libro en español sobre la historia del monasterio y un álbum fotográfico con fotos de los monumentos de arquitectura en el distrito de Kirilov hechas desde el aire».

Una “bomba” mediática

Сергей Старостин

Sergei Starostin, cuyas declaraciones causaron el escándalo global.

Наша Вологда

La polvareda comenzó con un pequeño articulo escrito por el periodista de Nasha Vologda en el periódico de la capital.

En un par de meses después de la visita real el semanario Gazeta 35 en Vologda publicó un articulo «El Rey Juan Carlos mató a balazos el oso borracho que se llamaba Mitrofan». Se trataba de una carta dirigida al Gobernador por el subjefe de la dirección regional de protección y desarrollo de recursos de cacería, Sergey Starostin, quien contó los hechos de caza “preparada” para personalidades VIP. Entre otros ejemplos el hablaba sobre el monarca español quien tenia a su disposición el oso que se llamaba Mitrofan a quien dieron el vodka con miel para facilitar la caza real.

Gazeta 35 tenia poca tirada (y ya no está en circulación) y esta publicación se quedo sin mucha atención mediática. Pero cuando el subredactor jefe del periódico Nasha Vologda, Andrei Ivanov, investigó mas y contó la historia de Juan y Mitrofan en el periódico Kommersant de la capital (el articulo salió a la luz el día 19 de octubre de 2006), y así se estalló el escándalo global. Se comenzó de hablar sobre el Rey y el oso en todos los continentes, y Daniel Utrilla, el corresponsal del uno de los periódicos mas grandes de España, El Mundo, llegó de prisa desde Moscú...

Para entonces todos periódicos privados de Vologda ¨seguían la pista¨ apuntando explicaciones contradictorias y falsas de oficiales y dueños del desafortunado osito. Pero pronto las investigaciones locales se parraron. Como eso ya olía a problemas al nivel interestatal, la administración de Vologda y la fiscalía comenzaron la ofensiva: declararon que no había ninguna cacería y que Juan Carlos durante unos días veía películas sobre la caza y disfrutaba de hermosuras del Norte. Respondiendo las preguntas de periodistas sobre donde desapareció el oso Mitrofan que vivía en una jaula de una granja de cacería cerca de Vologda, las autoridades anunciaron que Mitrofan de repente se puso rabiosos y por lo tanto el dueño del animal le mató y quemó el cuerpo, así que no quedó ningún rastro.

Al autor del artículo sonada, Andrei Ivanov, casi echaron del trabajo juntos con el redactor de Nasha Vologda Igor Romanenko (el periódico formaba parte del holding mediático SeverStal y preparó su publicación al mismo tiempo con Kommersant, y la redacción recibió de sus fundadores los ordenes de dejar el tema. Casi todos medios en Vologda también se callaron con tiempo solamente siguiendo juicios con la participación de Starostin. Sólo un periódico semioficial Muzhiki del hombre de negocios Mijail Surov publicó un poema-fabula sarcástica "La Caza del Rey" (imitando el estilo pseudopopular y de canción épica rusa, como el famoso ¨Fedot El Arquiero¨escrito por Leonid Filatov) sobre todos protagonistas del escándalo. Mas tarde esta creación ha sida reimpresa por otros periódicos patrocinados por el mismo Surov: Surovaya Pravda y Russki Sever (ahora ya no existen).

El corresponsal del Mundo también volvió tranquilizado a Moscú: dado que el no vio ninguna foto del Rey con la escopeta junto al cuerpo del animal, por eso nada pasó y el honor del monarca no era manchada. Al fin Daniel Utrilla admitió al periodista de Vologda, Igor Romanenko que desde el principio tenia sus dudas sobre esta historia porque según el había ¨demasiados símbolos rusos – un oso, el vodka...” Así que parecía mas un cuento que un caso real.

El borrador de la carta que Sergei Starostin escribió al Gobernador de la Región de Vologda, Vyacheslav Pozgalev, había contado sobre la caza ¨falsa¨para personalidades VIP. Al final de la pagina de la izquierda se ve el apunte sobre la cacería real del oso Mitrofan en el agosto de 2006.

 

Acciones legales

La historia con Mitrofan resultó en un apogeo inesperado del conflicto duradero del oficial Sergey Starostin con sus jefes a cause de personalidades VIP locales y de la capital que se apropiaron de miles de hectárias de tierra destinada para la casería. El mismo no esperaba de encontrarse en el epicentro del escándalo global que era capaz de enemistar Rusia y España. Debajo de la presión fuerte de autoridades y la amenaza de impulsar varias acciones criminales decidió no ser héroe: y aunque durante dos semanas el prometía a los periodistas las pruebas indisputables de que el Rey mató Mitrofan, al final nunca las presentó. Tampoco nombró los cazadores locales que ayudaron a españoles durante la caza aunque tenia esta información. En general, contó mucho menos de que sabia.

Pero las autoridades de Volodga en cualquier caso eran difamados y por eso decidieron a vengarse del oficial rebelde. Cuando el escándalo con el Rey se calmó intentaron a proclamar Starostin como un criminal y otra vez se hablaba del oso. Periódicos Russki Sever y Novaya Gazeta contaban de este asunto.

El día 12 de enero de 2007 Starostin estaba cazando alces con sus amigos en el distrito de Verjovazhie de región de Vologda. Se tropezó con un oso y protegiendo a si mismo le mato a tiros. Este grupo de cazadores ha sido seguido de cerca en el bosque y en unos minutos contados el inspector del servicio de supervisión de casería preparó un certificado de infracción en el lugar donde murió el animal. También el grupo reforzado del policía regional de inmediato salió al lugar de ¨crimen¨. Starostin era acusado de caza ilegal (porque no tenia un permiso te matar un oso) abusando el cargo (anularon sus vacaciones y le incriminaron la caza en el tiempo de trabajo) y también la tenencia ilícita de patrones. El daño causado el estado era estimado a 1 millón 110 mil rublos – contando con posible generación del oso.

Se llevaron el caso al juicio en el centro del distrito de Verjovazhie. A ratos el proceso parecia una anécdota. Por ejemplo, un representante de autoridades servia de defensa al oso matado: como el a diferencia de Mitrofan era bueno, no amenazaba a nadie, sólo quería escapar del cazador y no atacarlo. Y Starostin le siguió y de sangre fría mató el habitante tan majo del bosque.

En Rusia hay poca gente que sabe que la historia del oso Mitrofan llegó al juicio también en España.

Sobre la meza el juez abrió el mapa donde fue matado el oso. El experto Alexey Blum invitado desde Moscú junto con el juez habló de como debe caer el animal derribado por la bala si esta escapando y como debe caer si esta atacando, cual es la velocidad del salto de osos y si se puede matarle tan rápido sin apuntar. El experto tenia que reconocer: lo que paso entre el oso y Starostin en el bosque saben sólo el oso y Starostin.

Luego le incriminaron el abuso de cargo: los cazadores llamados al juicio reconocieron que el pidió su ayuda antes de la caza. Aunque preguntaba donde estaban las huellas del arce, no del oso. Y ahora Sergey Starostin se enfadó: “Si hablamos así, yo estaba responsable de animales pequeños – liebres, marmotas, ardillas! Si hubiera matado un liebre usando el modo prohibido, me podrían haber hecho el responsable. Pero yo no estaba responsable de alces, jabalís y osos! Al mismo tiempo en los momentos de estrés las habilidades del hombre se mejoran. Yo también tenía la posibilidad a subir el árbol sin matar el oso pero no había un abete apto al lado».

Al final el juzgado de Verjovazhje le exculpó. Pero el otro juicio comenzó en Vologda – Sergey Starostin recurrió contra su despido. La administración regional quitó su trabajo considerando que el ilegalmente – durante su tiempo de trabajo – mantenía reuniones con periodistas (locales y también con el español, Daniel Utrilla), comentando la caza real.

Los testigos contra del demandado eran unos compañeros del trabajo de Starostin que todos juntos con las mismas palabras confirmaron su ¨delito”. Los testigos de Starostin eran los periodistas del periódico Nasha Volodga: Igor Romanenko y Andrei Ivanov. Ellos contaron que habían reunido con el durante su hora de comida que era confirmado por el temporizador de la camera digital que se utilizó para rodar la entrevista.

Una cosa curiosa pasó durante este juicio. Un representante de la administración regional presentó al juzgado un certificado del servicio local de predicción de tiempo que confirmaba que este día había viento tan fuerte en la cuidad que era imposible a llevar a cabo la reunión de Starostin y los periodistas. No obstante el juez rechazó a juntar este documento ridículo a la causa.

En Rusia hay poca gente que sabe que la historia del oso Mitrofan llegó al juicio también en España. La corona denunció los creadores del collage satírico y el articulo que le acompañaba sobre la caza escandalosa. Las publicaciones vieron la luz al finales de octubre de 2006 en el periódico Deia (Bilbao) y otro periódico vasco Gara (San Sebastian). Los creadores del collage José Antonio Rodríguez y Javier Luis Ripa, y también el autor del texto, el profesor de filosofía, Nicola Lococo eran acusados de la infamación del Rey: entre otras cosas supuestamente le describieron como un alcohólico. La Fiscalía demandaba la multa de 10,800 euros a cada uno de los acusados.

La culminación ocurrió el día 17 de diciembre de 2006 en el Tribunal Nacional de España en Madrid. Según el articulo en "El Publico ", el juicio también trascurría en un ambiente surrealista – parecido al del pueblo ruso de Verjovazhie. El fiscal español citaba Shakespeare (¨Tal vez no sangramos cuando nos hierren?¨), confirmando los sufrimiento del demandante por culpa de las indirectas sobre la borrachera. El abogado de los acusados había negado la necesidad de la protección especial del monarca: ¨La sangre del Rey es también roja como la mia¨. Otra poesía también sonaba en el juicio, hablaba en detalle sobre osos de peluche, el tamaño de la cabeza de Juan Carlos en el fotomontaje del periódico y muchos otros asuntos.

En resumen el juez dictó la sentencia de inculpabilidad a todos tres acusado, pero subrayó que ellos casi cruzaron la linea entre la libertad de expresión y las leyes sobre la inmunidad del Rey.

El collage imputable en el periódico Deia. Al lado – acusados (de izquierda a la derecha): los creadores del dibujo José Antonio Rodríguez y Javier Luis Ripa, y también el autor del artículo Nicola Lococo.